Un total de 16 carrozas participarán el próximo viernes, 29 de agosto, en la 105 edición de la Batalla de Flores que se celebrará sobre el circuito de la Alameda Miramar. La centenaria gala, declarada ‘Fiesta de Interés Turístico Nacional’, requerirá de más de un millón de flores, especialmente, dalias y clavelones, que, recogidas de víspera, darán colorido a las diferentes alegorías: 8 en el grupo A, el de las carrozas grandes, las que optan al primer premio, y otras 8, en el ‘B’, el de las pequeñas.

El alcalde de Laredo, Ángel Vega, y la concejala de Cultura, Laura Recio, desvelaron los pormenores de un amplio programa que, siguiendo su habitual guión, se desarrollará durante todo el día. Además de significar las características de la fiesta grande de Laredo, ambos ediles elogiaron la dedicación y la entrega de los carrocistas y sus colaboradores, inmersos en la recta final de una auténtica proeza, “que cada año maravilla a quienes se topan con la Batalla de Flores pejina”.

Una de las principales novedades y, probablemente, la más importante de este año, radicará en el cambio del hasta ahora habitual sistema de puntuación, “mucho más sencillo que el anterior y en el que cada jurado tendrá prohibido repetir valoración, permitirá mayor claridad en el veredicto y mayor agilidad en su escrutinio”, según señalaron desde el Ayuntamiento. Además, los premios sólo se conocerán cuando se abra el sobre correspondiente a cada carroza.

Este año, el exfutbolista internacional laredano y medalla de oro en Barcelona 92, Emilio Amavisca, será el encargado de cortar simbólicamente la cinta en calidad de ‘Carrocista Mayor’ y embajador de la fiesta. A partir de entonces, dará inicio un desfile que estará abierto por las entrañables ‘Sanjuaneras’, que recibirán un homenaje en agradecimiento a su larga trayectoria animando los festejos de Laredo. Esta agrupación simbolizará aquí el relevo generacional en sus filas, con el acompañamiento musical de la peña del ‘Tío Simón’. Junto a estas agrupaciones desfilarán otras peñas y formaciones que, a diferencia de otros años, acompañarán a las carrozas durante las dos vueltas reglamentarias al circuito.

Accesos

El Ayuntamiento repartirá un total de 1.300 entradas para los jubilados, y desde el lunes se pondrán a la venta 700 de abono, a 6 euros, en la Casa de Cultura. En previsión de que se agoten, se sacarán otras doscientas entradas a la venta. La seguridad y la organización serán otros dos aspectos relevantes en los que se ha centrado el esfuerzo del Consistorio.

Habrá baños públicos, un hospital de campaña y tres espacios para discapacitados en la zona del Lido, en el Cartago, y a la altura de la calle Garelly de la Cámara. Como jefe de pista ejercerá el excarrocista José Luis Cañarte.

Junto al propio desfile, se fomentará un año más, la visita durante la víspera a los cuarteles generales de los carrocistas en la conocida como ‘Noche Mágica’. Una oportunidad para ser testigos de los nervios finales para rematar unas creaciones en torno a las que se juntarán cientos de manos poniendo clavos, pegando pétalos o clavando flor para obrar el milagro de que todo esté a punto antes del amanecer. En esta ocasión, Acelar ofrecerá un simbólico premio ‘Puertas Abiertas’ a quienes mejor logren mostrar sus preparativos al público.

Pañuelos

Una de las notas características de esta edición será el fomento de la participación. Para ello, se regalarán, en la víspera, miles de pañuelos festivos en una acción promocional en la que participan El Diario Montañés y la cadena de supermercados BM. Con cada ejemplar del periódico se obsequiará al lector con una de estas singulares prendas.

Los pañuelos también se podrán adquirir en la Asociación de Carrocistas, e incluso habrá pañuelos bordados que, al precio de 10 euros y hasta agotar existencias, se venderán en la Casa de Cultura y en la Base Náutica. Además, se podrá votar a las carrozas favoritas mediante el envío de SMS.

Desde el mediodía, las peñas pondrán en el ambiente festivo en las calles pejinas. Su primera parada será la plaza de la Constitución, donde apadrinarán a la comparsa de cabezudos, que retorna a la fiesta tras 22 años de ausencia, gracias a un empeño personal del alcalde, ejecutado por el trabajador municipal del ‘Taller Moowan’, Blas Camino.

Ya por la noche, con la incertidumbre del palmarés resuelta, será el momento de los fuegos artificiales, que en esta ocasión corresponderán a la pirotecnia catalana ‘Caballer’. Las verbenas, las fiestas infantiles durante las tardes de toda la semana, o el espectáculo luminoso y musical que acogerá el jueves la Alameda Miramar serán sólo otros alicientes para celebrar una fiesta que el sábado dejará paso al concierto de Leiva.

Extraído del Diario montañés